Iluminación adecuada a cada espacio

Cada espacio de nuestra casa merece ponerle atención especial es por ello que a continuación enlistamos algunos consejos para iluminar cada uno de los espacios de la casa.

RECIBIDOR
La iluminación del recibidor debe ser general y cálida. Se deben evitar las sombras. Los tonos fríos no son adecuados. La luz del recibidor puede provenir de una lámpara de techo o pared, pero también se puede utilizar una lámpara de pie o mesa ofreciendo una decoración más cálida. Por supuesto, cualquiera sea la elección se debe evitar cualquier zona oscura o con sombras marcadas.
En grandes espacios puede que una luz general se pueda acompañar por alguna lámpara de mesa o de pie. En pequeños recibidores una lámpara en techo o pared es suficiente.

ESCALERAS
Las escaleras ante todo tienen que estar muy bien iluminadas, preferentemente desde arriba y evitando sombras. Recordar que la iluminación de la escalera debe poder encenderse tanto de arriba como de abajo.

PASILLOS
Los pasillos aportan luz de ingreso a cada una de las habitaciones, por esta razón requieren una luz pareja, aunque puede tratarse de una luz más tenue.

LIVING
La iluminación del living será la más variada y flexible de entre todas las habitaciones de la casa. Por tratarse de un espacio de múltiples usos, requiere pensar con cuidado los tipos de luz que se colocarán.
Como regla básica el living requiere una luz general suave, cálida o neutra. Esta luz servirá como fondo, mientras se planifica también los otros tipos de iluminación que van muy bien con esta área de la casa.
Con lámparas complementarias en sillones y otros sitios de interés, colocaremos algo de iluminación puntual, que sirva tanto para usos definidos (lectura, actividades, juegos, etc.) como para dar clima y calidez al ambiente. Es recomendable instalar más de una lámpara en las diferentes áreas.
Una vez definidos estos dos tipos de luces (general y puntual) podemos tomarnos el tiempo para pensar si vamos a iluminar algún objeto en particular, un cuadro, una columna, etc. Es dentro del living donde más podemos utilizar los recursos estéticos en la colocación de luces artificiales, disponiendo los tipos de luces de exposición y decorativa.
Tenga en cuenta que una decoración en tonos claros, soporta todo tipo de luces sin problema. En cambio, los colores oscuros requieren una mejor planificación de fuentes de luz.
La luz general no necesariamente estará dada por la tradicional lámpara colgante central, puede colocarse si se desea una lámpara colgante fuera del centro o en torno al perímetro.
En las zonas de lectura o actividades, coloque una luz concentrada, que no encandile y que permita ajustar su altura y su ángulo. Una lámpara de pie junto al sillón o una lámpara de mesa dirigible, pueden acompañarse con una luz general para esa zona en particular.

COMEDOR
La principal función de la luz en el comedor es iluminar la mesa, generalmente desde una fuente ubicada encima de la misma. Como norma general la luz debe ser clara pero sin que moleste a los ojos ni produzca sombras sobre los comensales o los alimentos.
Se debe tener cuidado de utilizar lámparas muy bajas con luces que irradien mucho calor, que alteren los alimentos o moleste a los comensales. El brillo excesivo también es molesto para la vista.
Para crear un conjunto más flexible y decorativo, la luz general puede combinarse con algún tipo de iluminación lateral: un aplique de pared, una lámpara de pie o sobre alguna mesa auxiliar. El uso de un interruptor de intensidad o dimmer a la llave de encendido, permite lograr una mayor flexibilidad en el uso de los recursos lumínicos y apuesta a generar distintos climas, incluso incorporando velas a la decoración sin problema.

DORMITORIO
Para iluminar un dormitorio se requiere combinar una buena luz de lectura, en el área de la mesa de noche, con una iluminación general clara y agradable que evite las sombras y permita realizar tareas generales y circular sin problemas.
La luz general puede estar dada por un aplique de techo o lámpara colgante, preferentemente con iluminación indirecta (que apunte al techo y de allí se refleje), lo que generará una luz suave y sin sombras.
Para prescindir de la clásica luz colgante se puede utilizar una lámpara de pie o de mesa con buena iluminación, pero se debe tener en cuenta que la luz general debe poder encenderse desde la entrada del dormitorio o, en todo caso, estar inmediata a la puerta.
La luz de lectura se acostumbra colocar sobre la mesa de noche, sin embargo se puede disponer también sobre la pared -encima o al lado de la cama- o colgando del techo, permitiendo así que la mesa de noche quede despejada para apoyar libros y otros objetos.
Las lámparas de lectura con pantallas y brazos articulados son más flexibles que las fijas. Si se duerme en una habitación con otras personas, se debe tener cuidado de elegir un tipo de lámpara y una ubicación que no moleste a los demás.
Las habitaciones infantiles pueden necesitar una luz más general y quizá una luz de estudio sobre el escritorio o área de lectura. Si la habitación es para más de una persona se requerirá una luz de noche independiente a cada persona.
Si se tiene un vestidor es necesario iluminarlo de manera general y con una luz bien potente. Las zonas de maquillaje o cualquier otra actividad complementaria (estudio, trabajo) se tendrán que iluminar de forma independiente.

COCINA
Tanto la iluminación como la instalación eléctrica serán temas de prioridad en la construcción, reforma o decoración de una cocina.
El sistema de iluminación ideal para cocinas será aquel que pueda integrar luz general con luces puntuales.
Se necesita una luz general que nos permita desplazarnos y ver sin problemas en estantes y cajones. Pero también será de suma importancia la luz puntual que se dispondrá sobre las diferentes áreas de trabajo. Cada área (preparación de alimentos, cocción, comedor, etc.) tendrá su iluminación sectorizada.
La luz general será clara y se debe evitar las sombras. La mejor opción de iluminación general en cocinas es la luz de centro. Si va a colocar tubos o luces descentradas, tenga cuidado de no hacerlo demasiado cerca de las paredes, pues podrían provocar sombras molestas.

BAÑO
La iluminación del baño debe ser práctica y funcional. La principal fuente de luz estará alrededor del tocador y el espejo.
Esta luz puntual debe colocarse preferentemente a los laterales del espejo, evitando cualquier sombra sobre la cara. Si desea poner una luz por encima del espejo, coloque un aplique alargado con varias lamparitas; estos apliques ayudan a eliminar sombras.
Cuidado con las luces empotradas en el techo justo sobre la pileta, provocarán una sombra molesta sobre la cara.
Como complemento de la iluminación puntual se puede colocar una luz general colgando del techo. Mientras que en un baño pequeño la luz alrededor del espejo suele ser suficiente, en baños más grandes hay que pensar en un esquema lumínico más abarcador.
La luz natural es tan necesaria para un baño como la luz artificial. En todo momento se debe tener cuidado de no utilizar ningún elemento en la decoración que obstruya el ingreso o circulación de luz natural. Si la fuente de luz natural dentro del baño proviene de la zona de la ducha, evite colocar una cortina o mampara oscuras; la luz debe fluir por todo el baño con total libertad. Utilice vidrios espejados en las ventanas para no perder la intimidad pero tampoco la luz.



No hay comentarios: